Nuestra Historia

La Familia de DIOS nació un 22 de septiembre de 1995. El primer servicio fue en el patio de la casa de la familia Lara, en la ciudad de Ontario. Nos reunimos allí por pocos dias, por iniciativa de nuestro pastor y por la bendición de conocer al hermano Jesse Ureño, que desde el principio fue un instrumento de DIOS para la iglesia. La Iglesia 11th. St. Baptist Church nos permitió compartir con ellos su edificio. Allí empezamos alabando y predicando la Palabra de DIOS. Lea más


Declaración De Fé

Creemos que la Biblia es la palabra inspirada, infalible, autoritiva e inerrante de DIOS (2 Timoteo 3:15-17, 2 Pedro 1:21).

Cremos que hay un solo DIOS eterno en las personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. (Génesis 1:1, Deuteronomio 6:4, Mateo 28:19, Juan 10:30).

Creemos en la deidad de CRISTO (Juan 10:33); su nacimiento de una virgen (Isaías 7:14, Mateo 1:23, Lucas 1:34-35); Su vida sin pecado (Hebreos 4:15, 7:26); Sus milagros (Juan 2:11); Su muerte en la cruz (I Corintios 15:3, Efesios 1:7, Hebreos 2:9); Su resurrección (Juan 11:25, I Corintios 15:4); Su ascención a la mano derecha del Padre (Marcos 16:19); Su retorno a la tierra en poder y gloria (Hechos 1:11, Apocalipsis 19:11-16).


Del Escritorio del Pastor

COMO LA SAL

MATEO 5 

Alguna vez te has preguntado ¿porqué es el mar tan salado? Me puse a investigar y me di cuenta que los ríos portaban pequeñas partículas de sal y después de años y años de acumularse el mar se hizo salado.  

La sal tiene muchas características.  Por generaciones ha sido usada por su habilidad de sanar heridas y eliminar la bacteria.  La gente la ha usado para preservar la comida y darle sabor.  Su presencia siempre es notada.  Se puede apreciar cuando una comida tiene demasiada sal o no lleva lo suficiente y está simple.  La sal también hace que las cosas floten por la densidad del agua.  Es claro que el agua es algo bueno y necesario para vivir.  Lo que me impresiona de todo esto es que nosotros como Cristianos, hemos sido llamados a ser la sal del mundo (Mateo 5).

 Esto significa que las mismas características de la sal, deverían ser características propias de  nuestras vidas.  Como seguidores de Cristo, tratemos que nuestra presencia sea notada para la gloria de DIOS, para que cuando haya ausencia de Jesus, el mundo se entere que le falta sabor a su vida, le falta Jesucristo.  Tratemos de sanar a los quebrantados y perdidos con la paz, amor, y esperanza del Señor y por medio de El tratar de sanar al mundo (1 Juan 3:17-18).  

Por ultimo, con el poder de DIOS, eliminar la bacteria o pecado del mundo, porque somos llamados a ser la sal de la tierra.  

 

GC.